martes, 10 de julio de 2018

Apuntes de Rusia


Con el Mundial finiquitado para las selecciones nórdicas es momento de evaluar lo que ha sido un buena participación en términos generales, con dos de las tres selecciones clasificadas pasando a la fase de eliminatorias.



Sweden Suecia

Los suecos llegaron a Rusia como una selección potente defensivamente. Capaz de cerrar líneas, había conseguido anular a la ofensiva italiana durante los 180’ del playoff y desde su debut frente a Corea, se vió que sus planes no iban a cambiar ni un ápice fuese cual fuese la magnitud del rival. Bajo la batuta de Granqvist  se ha visto un bloque bajo definido con dos líneas de cuatro y un trabajo defensivo que comenzaba desde la pareja de delanteros que trataban de desahogar las prolongadas posesiones rivales.

Pese a su flojísimo partido de cuartos frente a unos ingleses que supieron ahogarles mediante el control de sus puntos fuertes, el equipo de Janne Andersson completó partidos donde se mostró realmente sólida, como en la segunda parte frente a Mexico donde consiguió volar tras recuperación. La parte negativa es que pese a haber superado el retiro de Ibrahimovic con buena nota, la regeneración sigue siendo necesaria puesto que cinco de los titulares han sobrepasado la treintena, por lo que piezas como Guidetti, Kiese Thelin, Krafth o Pontus Jansson deberán hacerse acreedores de un puesto fijo durante el camino a la fase final de la Euro 2020 o en el grupo de Nations League frente a rusos y turcos. Además, a Forsberg  deberá exigirsele una mayor influencia en los partidos porque salvo en octavos, no ha sido el líder ofensivo que la estructura sueca necesita para salir de campo propio en velocidad.

Uno de los nombres que más beneficio puede sacar del Mundial junto a Robin Olsen (1990), puede ser Viktor Claesson (1992). El centrocampista del Krasnodar se ha situado en banda diestra realizando ayudas constantes a Lustig, a la par que ejercía como alternativa a la salida de balón. Con tres asistencias ha mostrado su capacidad en área rival, pudiendo jugar tanto por dentro como por fuera por lo que no seria raro verle cambiar de destino próximamente.



Denmark Dinamarca

La decepción por la pobre participación de Eriksen ha sido compensada por el altísimo rendimiento otros jugadores que se han mostrado como pilares esenciales. Tanto Schmeichel como Kjaer han rendido a un nivel magnífico mostrando una solidez que habían mostrado a nivel de clubes pero que apenas se les había visto con el equipo nacional.

La buena segunda parte frente a los croatas confirmó que los daneses tienen mimbres para apostar por una idea que Hareide ha optado por dejar en el tintero durante buena parte de su mandato. Algo menos directo y más elaborado que seguramente fuese consecuencia de la entrada de Schöne ante la ausencia de Kvist en el mediocampo, aunque lo más importante de cara al futuro sea intentar compensare, en la medida de lo posible, la dependencia de la inspiración del binomio Sisto-Eriksen para la creación de oportunidades en área rival.

Los daneses son la selección nórdica que acumula más talento ofensivo y la inclusión definitiva de Andreas Christensen (1996) puede ser la pieza que compense una posible transición a un estilo más atrevido. Tanto de central como de mediocentro posicional ha mostrado un trato de balón suficientemente bueno para ser el pilar en el que apoyarse tras el retiro de Kvist. 




Iceland Islandia

El sueño islandés fue más corto que en la pasada Eurocopa pero pese a su excelente clasificación por delante de Croacia, es justo decir que Hallgrímsson ha echado de menos varias piezas que a diferencia de la cita francesa, no han llegado en su mejor momento. Esto es especialmente aplicable a Gylfi Sigurðsson, que lesionado desde marzo llegó justo a la cita, lo que dejó tocada la transición ofensiva islandesa para un equipo que le costó demasiado alcanzar el área rival. Tampoco ayudó la baja de Sigþórsson, absolutamente vital en el ciclo anterior como receptor de balones largos y que junto a Arnason era el encargado de prolongar los saques de banda de Gunnarsson, que tampoco estuvo físicamente al 100%.

Pero no todo ha sido negativo para el país de menos población en participar en un mundial, la presencia de Hörður Magnússon (1993) ha confirmado que Islandia tiene mimbres para ir gestionando un nuevo equipo sin tener que regresar a las penumbras del fútbol, quizás por eso ha sido prácticamente el único en lograr un traspaso durante su estancia en Rusia. Algo que consiguieron la mayoría de los integrantes hace justamente dos veranos. 




Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario