viernes, 9 de junio de 2017

El factor Onuachu

A poca gente le sorprenderá a estas alturas de la película si se dice que Midtjylland es un club fuera de lo común. Aunque lo realmente digno de mencionar es como han sabido encontrar nuevos nichos prácticamente inexplorados, que les ha valido para reinar en Superliga o tener una de las mejores academias de todo el fútbol europeo, que acostumbran a arrasar en torneos y que ha conseguido eliminar en Youth League a Atletico Madrid, Malaga o Anderlecht.

Una de esas variantes ha sido la de trabajar con una academia africana, en este caso los nigerianos de Ebedei -primer club de Oba Martins- para proveerse y formar a talentos del continente africano. Algo tan exitoso que otros clubes daneses como Nordsjaelland, han imitado con la academia ghanesa Right to Dream. Y en ese rastreo de talentos parece que han encontrado el primero con opciones de saltar a una gran liga tras la elección de Sly Igboun de marcharse a Ufa. 

Paul Onuachu (1994) es uno de esos jugadores que esconde un gran número de cualidades detrás de su aspecto. Fueron 201 centímetros los que llegaron a Dinamarca con 18 años hace cinco temporadas y que se han ido formando entre Herning y Velje, donde pasó unos meses cedido en 2015 mientras el equipo al que pertenecía lograba su primer título de Superliga. 

Y es que para Onuachu ha sido costoso abrirse camino en el once inicial de los lobos. Un estilo de juego que, a priori, no le beneficiaba y la presencia de Duncan Rasmussen y Martin Pusic supusieron un escollo que ha terminado superando. Porque el gigante nigeriano, como una parte del planeta fútbol pudo comprobar en la famosa eliminatoria de Europa League frente al Manchester United, es mucho más que una torre en la punta del ataque. Con una habilidad con los pies impropia de su talla, algo similar a lo que le sucede a Peter Crouch, se ha empeñado en demostrar que es capaz de encarar a los defensas rivales saliendo vencedor. Algo que añadir a su evidente potencial aéreo para conjugar un perfil realmente potente en el plano ofensivo, siendo capaz de voltear partidos con su sola presencia y que Thorup ha ido educando en la faceta defensiva del juego. 


Porque la temporada 2016-2017 ha sido la de su confirmación como pilar en el juego del Midtjylland. Sin competencia y con una verdadera mejora en términos de acierto cara a portería, ha sumado hasta 18 goles en una temporada que ha ido de menos a más y pese a no haberle servido para que las aguilas verdes se fijen en él, se ha convertido en uno de los jugadores que si mantienen en nivel en la próxima temporada comenzarána estar en la agenda de muchos equipos de superior nivel al ser una pieza poco habitual, un factor con el que contar para desequilibrar los partidos. El factor Onuachu.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario