miércoles, 17 de febrero de 2016

Volver a empezar

Cuando el bombo tuvo la idea de emparejar a Molde y Sevilla, es seguro que en Nervión respiraron tranquilos ante un sorteo que les amenazaba con algún que otro "monstruo" como el Napoli. Y es que, pese a todas las cosas buenas que se puedan decir de un conjunto noruego que hizo historia al ganar un grupo con cinco Copas de Europa, lo cierto es que el último partido competitivo fue hace más de dos meses en el Amsterdam Arena.

En este tiempo, el Molde de Solskjaer -que regresó a casa en octubre- ha perdido varios jugadores importantes a la par que sus repuestos han sido encaminados a un largo plazo que posibilite volver a pelear por la Tippeligaen, algo similar a lo que consiguió hace unos años, más que a competir en una eliminatoria que por diferentes circunstancias está tremendamente desigualada.

Es de esperar que el conjunto nórdico forme un 1-4-3-3 que aplique un repliegue intensivo con una defensa de muchos centímetros, tratando de buscar la velocidad de sus atacantes. Algo que caracterizaba al equipo en la primera época de Solskjaer cuando el equipo tomaba ventaja, aunque por aquel entonces -con Eikrem como director de orquesta- era un equipo que conseguía adaptarse bastante bien a lo que el encuentro le exigía. En la actualidad, con las bajas de Hussain y Singh se ha perdido una importante cuota de técnica a la hora de sujetar la pelota, además del factor sorpresa que ofensivamente representaba Martin Linnes en el lateral zurdo.

Ethan Horvath (1995): Pese a su escasa experiencia y aunque tras de si haya dejado algún partido destacable, sigue lejos del nivel mostrado por Nyland. Es un meta alto que acostumbra a viajar con las inferiores estadounidenses y que se hizo con la titularidad el verano pasado.

Joona Toivio (1988): Central que es internacional finlandés. Posee un buen disparo, pero que le tocará jugar como lateral reconvertido. Esto limitará sus acciones ofensivas pero mejorará uno de los puntos más débiles del equipo.

Ruben Gabrielsen (1992): El joven central no es especialmente fuerte por alto a pesar de su apariencia, pero posee potencial para destacar a nivel nacional.


Vegard Forren (1988): Es el pilar defensivo del equipo, chut potente y gran juego aéreo. No destaca por su rapidez, ni por una técnica depurada, aunque es el encargado de sacar la pelota en primera instancia. Tras ser el mejor jugador de Tippeligaen en 2012, tuvo la oportunidad de irse a la Premier, de donde regresó injustamente sin llegar a debutar.

Per Egil Flo (1989): Su primo es el padre de Tore Andre Flo y como toda la familia creció en Sogndal. Es un lateral zurdo que aportará el toque diferente a la retaguardia ya que él sí que se incorpora al ataque, además de ser uno de los encargados de lanzar el balón parado.

Daniel Berg Hestad (1975): El emblema del Molde jugará uno de sus últimos partido con el club que le vió debutarhace 23 años. Mediocentro defensivo ayudará a achicar agua pero no está para grandes excesos por lo que no sería raro que Mido (un robusto mediocentro defensivo senegalés) entrase en su lugar 

Fredrik Aursnes (1995): Este interior se dió a conocer en la final de Cupen de 2012, cuando con apenas 17 años formó parte del modesto Hødd que sorprendió alzando el título. Trabajador y con recorrido deberá crecer para hacer olvidar a sus antecesores. 

Mattias Moström (1983): Quizás, la mejor definición sea que es similar a una navaja multiusos suiza (aunque sea sueco), vale para cualquier cosa. Moström fue el extremo del equipo campeón, pero el paso de los años le ha obligado a tener que ocultar sus deficiencias moviéndose para el carril central.

Pape Pate Diouf (1986): Extremo de gran zancada que tuvo sus mejores temporadas con Solskjaer, pero que nunca a vuelto a tener un acierto similar de cara a puerta. Buena pieza para jugar a la contra aunque puede que Bakenga, delantero más rápido pero que se sacrificará menos en defensa, salga por él. 

Moi Elyounoussi (1994): El factor diferencial del Molde. Hace varios años que podría haber dado el salto a una gran liga, pero el extremo diestro ha preferido seguir formándose en su país. Juega a pie cambiado para que sus veloces diagonales + chut tengan mayor importancia en el ataque de su equipo.

Fredrik Gulbrandsen (1992): Es un delantero pequeño, rápido y sobre todo de esos que los centrales no quieren encontrarse por su perseverancia y carácter. Se pasó el año 2015 de baja por una grave lesión, pero parece que en 2016 recuperará su nivel formando pareja con una de las jóvenes promesas del país, Sander Svendsen quién seguramente espere en el banquillo por sus características.

Además, la eliminatoria permitirá volver a viejos conocidos del fútbol español como Eiður Guðjohnsen (1978) tras su paso por la Superliga China o Knut Olav Rindarøy (1985), pese a que parece complicado que vayan a tener un peso específico en el equipo.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario