lunes, 15 de febrero de 2016

La generación Ø

Ødegaard no ha sido el primer quinceañero en debutar en Tippeligaen, aunque su aparición parece haber creado una tendencia en Noruega, donde desde hace unos años los clubes y sobre todo la federación han invertido en formación como método para acercarse al nivel del resto del continente, recogiendo poco a poco los frutos. Porque desde entonces, los clubes han perdido el miedo a darle la oportunidad a la talentosa joya que tenían en la cantera, dando una generación que ilusiona a todo un país.


En Drammen, fueron los que a la vez que veían nacer a una de las estrellas de la generación con Martin Ødegaard (98 | Real Madrid), pero a la vez tenían otra con capacidad para brillar a un nivel similar, explotando cuando la primera tomó rumbo a España. Y es que Iver Fossum (96 | Hannover96) cuajó una temporada de tal calibre que ha terminado en la Bundesliga.

A la par que el Godset, en Skien también ha visto como han crecido sus propios “wonderkids”, con la diferencia de que ellos aún los retienen a pesar de que todo el mundo pudo descubrirles en la famosa eliminatoria de Europa league frente al Borussia Dortmund. Mientras que Sondre Rossbach (96 | Odd) va como un tiro hacía el número 1 de la porteria de Noruega, tanto en cuanto Nyland no logre tener minutos, Rafik Zekhnini (98 | Odd) ha sido el recambio perfecto para Elba Rashani. El joven extremo diestro acostumbra a jugar por la banda izquierda del Skagerak Arena, le falta algo de corpulencia que el permita competir al máximo nivel, pero por el momento su punta de velocidad y buena técnica le permite brillar.

Aunque para ser justos, la aparición del 2015 en Tippeligaen se llamó Kristoffer Ajer (98 | IK Start), un todocampista que fue la base de la salvación de un equipo sumido en terrible crisis económica y sin apenas experiencia compitiendo en el primer nivel. Como él, Henrik Bjørdal (97 | Brighton & HA) fue lo poco salvable de la temporada en Aalesunds que sin Barrantes, se apoyo en la buena técnica del joven mediapunta para no pasar apuros ya que era de los pocos capaces de crear algo diferente en el equipo Tangotrøyene.

Esta generación estaría incompleta sin Sander Svendsen (97 | Molde), que poco a poco ha conseguido acerse hueco en la delantera pese a no ser un killer. Pero con descaro y buen manejo de ambas piernas anotó 8 goles en 2015. Y para finalizar queda un Morten Ågnes Konradsen (96 | Bodø/Glimt) que se hizo hueco en la sala de máquinas del equipo de su ciudad con el equipo en Adeccoligaen y ha ido cogiendo galones a la par que ascendia a Tippeligaen.



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario