miércoles, 9 de septiembre de 2015

Mejoría resultadísta

Volvía a la acción la selección finlandesa tras el despido de Paatelainen. Y con el interino Kanerva faltaron en la convocatoria dos piezas claves como Nicklas Moisander -sin minutos en la Samp- además de Roman Eremenko que estaba lesionado. Todo ello para afrontar dos partidos donde agotar las escasas opciones de clasificación ante Grecia y las Islas Feroe.

Grecia 0-1 Finlandia

Con el seleccionador interino, al igual que los griegos, la verdadera novedad fue el cambio de sistema a un 1-4-4-2, donde Arajuuri entraba en el centro de la zaga y Haslti-Sparv formaban un centro del campo eminentemente defensivo que hizo esperar al equipo a que los locales propusieran para buscar un contragolpe que no llegó en todo el primer tiempo. Por parte griega, el orgullo de verse últimos les hizo salir a buscar el partido aunque de manera muy desordenada donde la mayoría de los jugadores hacían la guerra por su cuenta. Solo la banda diestra se coordino para entrar en la defensa finlandesa, aunque los malos centro de Vyntra (habitual central) echaban por tierra el peligro.

En el segundo tiempo, la entrada de Sadik como referencia ofensiva permitió respirar ocasionalmente a un equipo con algo más de orden que no conseguía llegar a la portería rival pero no veía que Hradecky tuviese que emplearse como en la primera parte. En la recta final, cuando Grecia se partió en dos mitades, un recorte de Ring unido a un afortunado rebote, dejó a Pohjanpalo en posición de fusilar la portería rival y asegurar tres afortunados puntos que conllevan más demérito rival que mérito propio.


Finlandia 1-0 Islas Feroe

Para recibir a las sorprendentes Islas Feroe, Kanerva citó a dos nuevos jugadores (Petteri Forsell y Tim Väyrynen), además de retrasar la posición de Halsti en el once inicial al centro de la defensa y darle a Pohjanpalo la titularidad tras su gol en El Pireo. Así, ante un rival con menos calidad para tener la posesión, Sparv pudo dirigir más coherentemente a su selección durante muchos minutos, con Ring y Hetemaj ayudando por dentro para controlar la pelota y las incorporaciones de Uronen eran lo más destacado hasta que un disparo finés se estrelló en el larguero y otra vez Pohjanpalo adelantó a Finlandia al aprovechar un balón suelto.

Esa ventaja no fue del todo beneficiosa para los hombres de Kanerva, que se echaron atrás y vieron como en la segunda parte los feroenses estuvieron a punto de igualar en numerosas ocasiones. Pero los malos pases en momentos clave les privaron de un empate que hubiese sido lo más justo tras una horrible segunda parte donde las ayudas desaparecieron y se volvió a la peor versión de un equipo que milagrosamente sigue sin estar eliminado matemáticamente.


Con estos seis puntos, dos más de los que se llevaban hasta la fecha, solo queda esperar un milagro que pasaría por vencer a los dos primeros de grupo y que Hungría no lo consiga ante ninguno de los dos últimos.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario