viernes, 21 de agosto de 2015

Heia Odd!!!

Fue allá por 2009, con la Real Sociedad -mi equipo- todavía estaba segunda división española, cuando comenzó a surgir la posibilidad de que los txuri-urdin fichasen a Vadim Demidov. Tardó más de un año en aterrizar en San Sebastián, pero mi curiosidad me hizo interesarme por una desconocida Tippeligaen que poco tardó en atraparme. Como paso esencial para seguir el fútbol noruego, decidí escoger un equipo al que animar.


Por aquel entonces Rosenborg y Molde dominaban el cotarro, pero como nunca me ha gustado ser un “trophy-hunter” decidí mirar más abajo en la clasificación, concretamente hasta llegar al entonces llamado Odd Grenland y actualmente Odd BK. Los de Skien atravesaban una tremenda crisis económica que les obligaba a vender a sus mejores jugadores cada invierno -así me despedí de Péter Kovács, Torgeir Börven, Magnus Lekven o Simen Brenne- e incluso en 2012 les descontaron un punto en la clasificación por ese motivo. Malos inicios para vivir remontadas veraniegas que dejaban finalmente a un equipo basado en chicos subidos de la academia y siempre entrenado por Fagermo, en posiciones intermedias.

Fredrik Semb Berge, Elba Rashani, Fredrik Oldrup Jensen, Thomas Grøgaard o Emil Jonassen comenzaban a construir una plantilla que en 2013 consiguió no sufrir gracias a los goles de Frode Johnsen, máximo goleador de esa temporada a sus 39 años. Con algunos refuerzos como Bentley, Nordkvelle o Halvorsen que indicaron la mejoría económica del club, protagonizó un 2014 de ensueño donde llegaron a ser líderes jugando como un auténtico bloque que pasó cuatro meses sin perder ni un partido pero que al final terminó peor de lo esperado, al perder la medalla de plata en la última jornada frente al Rosenborg y la final de Cupen con el Molde.

A comienzos de año, las ofertas de clubes mayores hicieron que la academia oddrane tuviese que seguir proveyendo de chavales al primer equipo. Rossbach, Bergan o Zekhnini se unieron a los regresos de Ruud y Occean para disputar la Europa League once años después. Sheriff Tiraspol, Shamrock Rovers y Elfsborg fueron el preámbulo de un premio que habían buscado desde hace mucho tiempo. Y el bombo se lo dió, un campeón de Europa como el Borussia Dortmund visitaría el Skagerak y permitiría al mundo conocer a una de las mejores academias de Noruega en su mayor esplendor.

Pese al 3-0 con el que los noruegos se plantaron a la media hora de partido, el destino tampoco les dió una alegría, ya que por desgracia y como dijo Áxel Torres en una entrevista en Ecos del Balón, “Perder es lo normal” y eso es lo que otra vez más les termino por suceder. Pero esto tampoco lo olvidare, ya que poco a poco estoy acumulando tal cantidad de recuerdos que me hacen imposible no escribir un tuit al comienzo de cada partido del Odd que diga...




(foto:

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario