sábado, 13 de junio de 2015

Faltó morder

Dos de los hombres de moda en Tippeligaen reforzaban la convocatoria de Per-Mathias Høgmo para jugar un amistoso frente a Suecia y despedir el curso futbolístico 2014-15 frente a Azerbaiyán. Adama Diomande y Pål André Helland eran las novedades de la lista, recogiendo los frutos de su excelente comienzo de 2015.

El amistoso frente a Suecia supuso una prueba más de que Ødegaard, tan injustamente menospreciado en España, es un chico especial. En un partido donde el ritmo fue lento y propio de un amistoso, el chico de 16 años fue el único que supo acelerar el ritmo en favor de su selección. Y pese a que Suecia tuvo el control durante gran parte del partido, Søderlund tuvo varias ocasiones para desnivelar el partido, sobre todo en la recta final, donde el debut de Helland dió más verticalidad a un combinado noruego demasiado estático que terminó firmando un partido sin goles.

Noruega 0-0 Azerbaiyán

Aunque la prueba importante era frente a la Azerbaiyán de Robert Prosinečki, donde se optó por repetir prácticamente el once, con la inclusión de Nordtveit en mediocampo y Søderlund en punta, dejando más libertad de movimiento a King. El rival, sin opciones de clasificación, trabajó a la perfección la defensa sobre el ataque noruego, cerrando su único vía de desborde (Ødegaard) juntando hasta cuatro defensores en torno a él que le impedían recibir en posición ventajosa. Un hueco que Josh King aprovechó para recibir más suelto, pero tanto él como Søderlund sigue sin ser el goleador que el equipo necesita. En el otro costado, Skjelbred ayudó a que su equipo controlase un mediocampo que estaba en una inicial inferioridad numérica, pero que en ataque no consiguió aportar nada importante.

Con la necesidad de los tres puntos, Høgmo introdujo a Helland, Eikrem (estrella de Allsvenskan 2015) e hizo debutar a Diomande, para cambiar a un 1-4-3-3 que abrió la defensa rival al conseguir que la defensa azerí tuviese que dividir esfuerzos entre Ødegaard y el extremo del Rosenborg. Pero los últimos diez minutos de ataque noruego solo obtuvieron un poste que impidió que Hovland consiguiese un gol que seguramente no mereció Noruega, sumando así el segundo empate a cero que muestra las virtudes y defectos de una selección cada vez más solida atrás pero que necesita un goleador como el comer si quiere estar presente en la Eurocopa de 2016.

Con este empate, los noruegos viajarán a Bulgaria con la obligación de no perder si quieren mantener la tercera plaza, que da acceso a la repesca. Desperdiciando la ventaja que les había dado el pinchazo búlgaro frente a Malta.



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario