miércoles, 19 de noviembre de 2014

La displicencia cuesta dos puntos

El retorno competitivo de Ibrahimovic era la principal novedad que presentaban los suecos para intentar vencer en Montenegro y asentarse en uno de los dos puestos que dan acceso directo a la Euro 2016. Aunque lo más interesante era el aterrizaje en la absoluta, con vistas al amistoso en Francia, de Isaac Kiese Thelin (1992), que no ha parado de crecer desde que fichó por el Malmö este verano.

Montenegro 1-1 Suecia 

La recuperación de jugadores como Zlatan o Lustig hizo que Hamrén pudiese sacar en Podgorica un once más reconocible -bajo el 1-4-3-3 que acostumbra- que en anteriores partidos. Devolviendo a Bengtsson al lateral zurdo, de donde no tardaría en salir, por desgracia, por la lesión del lateral del Celtic. Controló Suecia el partido en todo momento ante una Montenegro que no daba sensación de poder dañar una estructura sueca que funcionaba a medio gas con rápidos contragolpes conducidos hacia dentro por Zengin. En uno de ellos, un despeje defectuoso de Tomasevic cayó en las botas de Ibrahimovic para anotar el 0-1 a los 10'. 

Desde ese momento, Suecia quiso dormir el partido sintiéndose demasiado superior a una Montenegro que no llegaba a la portería de Isaksson. Pero poco a poco la dinámica del partido comenzó a cambiar y la presión sobre la portería sueca fue creciendo. La comentada lesión de Lustig, hizo entrar al campo a Wendt que casi sin querer cometió un discutible penalti que Jovetic se encargó de anotar a diez minutos del final. Con el gol del empate, sonó el despertador sueco y conjuntamente a la entrada de Thelin - cambiando a 1-4-4-2 - Suecia se fue a por el gol de la victoria que llegó a conseguir Ekdal, pero fue anulado por una inexistente falta previa del delantero del Malmö que en escasos cinco minutos se comió a la defensa balcánica. No fue suficiente, la apatía sueca le costó dos puntos en un partido que pudo ganar cuando quiso y no lo hizo. 


El partido en el Vélodrome fue una la oportunidad para los menos habituales de demostrar que tienen sitio y el dominio francés, plasmado en el sufrimiento de Krafth con Valbuena, apenas dejó demostrarlo a nadie. Aunque Thelin, una vez más, consiguió crear problemas a una defensa gala comandada por un imperial Varane que terminó por darle la victoria a su equipo en los últimos minutos. Wendt cometería su segundo penalti de la semana, pero Benzema lo tiraría por encima del larguero. 

Asi, Suecia despide 2014 con la preocupación de ver como Austria se ha escapado en el grupo y que tanto rusos como montenegrinos acechan a la espera de un tropiezo.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario