viernes, 17 de octubre de 2014

Paso atrás

Después de conseguir enterrar los fantasmas armenios de la clasificación para el Mundial 2014, llegaba la hora de que Dinamarca se situase en la parte alta de uno de los grupos más complicados, al no tener a nadie del bombo 6. Para ello, Morten Olsen llamó a varios jugadores de la sub'21 (Yurary y Bech) para reforzar la delantera. Además, el central del Nantes, Kian Hansen, se unió con la esperanza de debutar con la absoluta.


Albania 1-1 Dinamarca

Volvía Olsen al dibujo que mejor rendimiento le había dado hasta la fecha, un 1-4-3-3 que se disponía con Højbjerg y Krohn-Dehli de interiores, Yurary acostado en banda diestra y Eriksen de falso extremo, ya que solía recibir de mediapunta para que Boilensen tuviese espacio para subir. Con este planteamiento, no le fue difícil conseguir la posesión ante una selección albanesa que, sin sufrir en defensa, buscaba contragolpear por el lado de Ankersen. Por su parte los daneses, con Eriksen totalmente apagado, no sabían como desenmarañar el entramado defensivo que De Biasi había montado, salvo alguna combinación de Krohn-Dehli. Y la preocupación incrementó cuando una perdida en mediocampo de Højbjerg, terminó por convertirse en el primer gol, en el único tiro a puerta de los locales.

Tras el descanso, Lasse Vibe y más tarde, Uffe Bech, salieron en busca de la espalda del lateral zurdo albanés para abrir un juego que acostumbraba a terminar en el embudo propuesto por Albania. El ritmo creció y las ocasiones llegaron hasta que a poco minutos del final le cayó un balón a Bendtner, que intentando regatear contrarios consiguió involuntariamente regalarle el empate a Vibe, que prolongaba su estado de gracia (20 goles en 23 partidos en Göteborg). Al final, consiguieron salvar un punto en un partido que sacó a relucir las carencias danesas cuando sus figuras no están inspiradas, algo que es demasiado común.


Dinamarca 0-1 Portugal

Con un rombo en mediocampo y un lateral -Jacobsen- mucho más defensivo que Ankersen inició un partido donde se apreció la necesidad de puntos portuguesa desde el primer momento.La presencia de Danny, le dio a Cristiano un socio con el que aliarse y empezar a amenazar la meta val desde los primeros minutos, para llegar al descanso haciéndose acreedor de un mejor resultado que el empate sin goles, aunque la mejor ocasión fuese para un Krohn-Delhi que era el único activo en el ataque danés.

Como ante Albania, Olsen buscaría en el descanso hacer daño a la espalda de los laterales, el punto más débil de Portugal que no habían llegado a explotarlo en todo el partido. Pero Bech estuvo menos afortunado y era Schmeichel con alguna buena parada quién mantenía a los suyos en el partido. Fue en el último minuto cuando un centro de Quaresma fue cabeceado para su portería por Kjaer, otorgando una justa derrota a unos daneses demasiado conformistas que reengancha a la pelea al rival más fuerte del grupo, Portugal.


A la espera de lo que pase con el partido entre Serbia y Albania, la ventaja conseguida tras vencer a Armenia se ha diluido y parece obligatorio que se comience a sumar de tres en tres, tanto fuera de casa ante los rivales débiles como, sobre todo, en el Parken ante serbios y albaneses. 


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario