miércoles, 15 de octubre de 2014

Mini-break noruego

Una esperada derrota frente a Italia fue el comienzo de Noruega en su busca de volver a una fase final. Las sensaciones no fueron buenas, pero donde debía sumar era en los partidos frente a Malta y, sobre todo, frente a Bulgaria. Ya que a priori, los búlgaros son los principales rivales para conseguir la repesca. En la convocatoria, con seis jugadores del Molde, el protagonismo se lo llevó el joven Martin Ødegaard (1998), ya que los retornos de Henriksen y Hauger se vieron imposibilitados por lesión.

Malta 0- 3 Noruega

Pese a disponer dos jugadores diestros en la izquierda, la banda de Linnes y Daehli fue la que más problemas comenzó a crear a una Malta con demasiada distancia entre líneas. Y es que lejos de encerrarse, el planteamiento de los locales beneficiaba la velocidad de Joshua King, que retrasaba su posición para asociarse y entrar con tanta potencia en la defensa rival, que los rivales no podían pararle. Así, regaló el primer gol a Daehli y anotó el segundo cuando ni siquiera se llevaban 30 minutos de partido. 

Con los goles, el partido fue un ida y vuelta que mezclaba el peligro nórdico con los inofensivos ataques malteses, algo que no se reflejó en el marcador por la mala noche de Tarik Elyonoussi. Al contrario que King, que pudo anotar innumerables goles pero se quedo en dos, ya que en la recta final de partido, Hogmo decidió, metiendo en el campo a Samuelsen y Singh, guardar la pelota para asegurar una victoria que daba los tres primeros puntos.


Noruega 2-1 Bulgaria

Repitió Noruega el mismo once de Ta' Qali. Aunque sabiendo la importancia del partido, Noruega salió valiente a buscarlo. Con las líneas más adelantadas de lo normal y una sobreexcitación que resultó muy positiva, consiguió que Stefan Johasen se echase el equipo a la espalda, robando y moviendo constantemente el balón. Joshua King, volvió a retrasar su posición para dañar al rival, pero esta vez sería Elyounoussi quién aprovecharía un pase en profundidad de Skjelbred, que al fin se empieza a parecer al futbolísta que se esperaba, para hacer el 1-0. Pero el control no fue total y en un córner, Tettey se vió superado por Bodurov que igualó en la primera llegada búlgara. 

La segunda parte comenzó con el empate búlgaro todavía resonando, lo que hizo decrecer el ritmo y que la pelota y las ocasiones fuesen para los visitantes. Y añadida la lesión de King, parecía que el 1-2 se acercaba por momentos. Pero la entrada de Ødegaard - el debutante más joven en una fase de clasificación - recargó las baterías nórdicas (más por la ilusión que por fútbol), que vió como Nielsen remachaba un balón dentro del área cuando peor lo pasaba su equipo. Faltaba el arreón final del equipo de Lubo Penev, pero Nordtveit-Forren se defendieron como gato panza arriba para asegurar una victoria vital en el camino noruega a la Euro 2016.


Con este doblete de victorias, el objetivo de la repesca - cualquier otra cosa con Italia y Croacia es una utopía - se acerca. Aunque lo más importante es que las buenas sensaciones por fin han llegado bajo el mandato de Per-Mathias Høgmo, algo que todavía no había sucedido. Y la regeneración, que cada vez tiene mejor pinta, parece estar en su fase final.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario