jueves, 14 de noviembre de 2013

De Kumanovo a Abu-Dhabi

¿Qué tienen que ver Kumanovo y Abu Dhabi? Pues probablemente para la mayoría de la gente sean dos ciudades con poco o nada que ver, aunque para un grupo de adolescentes suecos es la primera y última parada de un sueño que les ha llevado a ser terceros en un Mundial sub´17


Esta es una historia que comienza en Kumanovo, la segunda ciudad más grande de Macedonia, donde allá por septiembre de 2012 se jugó la Ronda de Clasificación para el Europeo sub´17, que los suecos superaron junto a Irlanda sin mayores problemas. La siguiente parada fue Telki, un municipio a las afueras de Budapest, donde tras un sorteo muy benévolo, pasaron a la fase final, algo que los grandes “cocos” europeos no consiguieron. En el Europeo una interminable tanda de penaltis frente a Rusia terminó en eliminación, dejando pasar una oportunidad única de ser campeones europeos, aunque la clasificación para el Mundial que se jugaría al año siguiente en los E.A.U. estaba en el bolsillo.

Y con la misma base que dejó una magnifica sensación de bloque en Zilina, este grupo de chavales llegaron al Mundial de su categoría. Era el momento de ver a los rivales y la suerte esta vez fue esquiva, dos de las selecciones con mayor tradición de la categoría, Nigeria y México, a la postre finalistas, estaban en el grupo junto a Irak.

Pocos se hubiese atrevido a pronosticar un Mundial tan brillante de Suecia sub`17 tras ver el debut frente a Irak en Al Ain. El resultado fue 4-1 gracias a los detallazos de calidad de Engvall que desnivelaron un partido, que sobre todo en el primer tiempo transcurrió en los alrededores de la portería de Mohlin, aunque la contundencia sueca mandó a la lona a los iraquíes en el segundo tiempo. Frente a Nigeria la historia fue distinta, los africanos llegaron arrollando con una superioridad física descomunal, a lo que no ayudo la temprana baja de Ssewankambo, pero no fue suficiente para acobardar a Suecia que aunque acabó pidiendo la hora, controlo durante muchas fases de partido el empuje rival, lo que nadie consiguió en el torneo.

El partido frente a México fue un preparatorio de los octavos de final frente a Japón, una de las selecciones que mejor impresión habían dejado en la primera fase, pero otra vez fue clave el buen arranque sueco para adelantarse y aguantar el resultado ante unos nipones negados de cara a puerta. Los cuartos de final frente a Honduras fueron el partido de los golazos, con una remontada final que hizo volver a tener que enfrentarse a Nigeria en semifinales. Por entonces, los nigerianos eran un expreso lanzado a por su 4º título pudiendo hacer poco por evitarlo. Solo quedaba pelear una medalla de bronce frente a Argentina, lo que se consiguió en el partido de Abu-Dhabi donde Valmir Berisha redondeo su Mundial con un hat-trick que supuso la bota de oro.


Esta generación que ha conseguido alcanzar semifinales europeas y mundiales, comandados por:

Elias Andersson (Helsingborg, 1996)

  • "Mediocentro que ya ha debutado con el primer equipo del Helsingborg. Otorga estabilidad al mediocampo además de mover bien la pelota y sacar todo el balón parado."

Junto a él, ha estado Erdal Rakip, que tras la lesión del jugador del Chelsea, Ssewankambo, se desplazo desde la banda al medio para terminar destacando. La parte de atrás contaba con la presencia de otro jugador de la cantera blue que tampoco ha estado a la altura, y es que Suljic, a pesar de jugar en tres posiciones distintas, no ha conseguido desbancar a los cumplidores hermanos Ramhorn de los laterales ni a la pareja Sonko Sundberg-Wahlqvist del centro a pesar de no haber sido un seguro para un Sixten Mohlin que alternaba grandes intervenciones con errores de bulto.

Las bandas contaron con un denominador común, trabajo y velocidad. Desde Salétros hasta Lipovac, Citaku o Halvadžić han apuntado buenas maneras, sobre todo el último que además de desborde acostumbraba a buscar puerta. Lo que ha dejado como jugador número 12 a Carlos Strandberg, un potente delantero que acostado en banda izquierda acostumbraba a romper defensas en las segundas partes cuando el cansancio aparecía en los rivales.

Y acabando con la pareja de ataque que mejor se ha entendido del torneo:

Gustav Engvall (Göteborg, 1996)

  • "Segundo punta con gran facilidad para controlar de espaldas y darse la vuelta en velocidad. Aúna trabajo y un poderoso saque de banda que ha propiciado varios goles."

Valmir Berisha (Halmstad, 1996)

  • "Buen juego de espaldas y sobre todo pegada. La mayoría de los goles han sido al primer toque, terminando como Bota de Oro con ocho goles en los siete partidos disputados."

Share:

2 comentarios:

  1. Muy buen post! Ya en el Europeo me gustaron mucho variosa jugadores y en el Mundial u17 mas de los mismo, mucho futuro aqui en esta generación. Saludos de @futbol5continen

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. En el Europeo, Andersson y Halvadžić ya dejaron buenas sensaciones sí. A ver si consiguen llegar poorque luego es complicado...solo hay que ver los últimos campeones nigerianos y mexicanos...

    Un saludo

    ResponderEliminar