martes, 10 de julio de 2018

Apuntes de Rusia


Con el Mundial finiquitado para las selecciones nórdicas es momento de evaluar lo que ha sido un buena participación en términos generales, con dos de las tres selecciones clasificadas pasando a la fase de eliminatorias.



Sweden Suecia

Los suecos llegaron a Rusia como una selección potente defensivamente. Capaz de cerrar líneas, había conseguido anular a la ofensiva italiana durante los 180’ del playoff y desde su debut frente a Corea, se vió que sus planes no iban a cambiar ni un ápice fuese cual fuese la magnitud del rival. Bajo la batuta de Granqvist  se ha visto un bloque bajo definido con dos líneas de cuatro y un trabajo defensivo que comenzaba desde la pareja de delanteros que trataban de desahogar las prolongadas posesiones rivales.

Pese a su flojísimo partido de cuartos frente a unos ingleses que supieron ahogarles mediante el control de sus puntos fuertes, el equipo de Janne Andersson completó partidos donde se mostró realmente sólida, como en la segunda parte frente a Mexico donde consiguió volar tras recuperación. La parte negativa es que pese a haber superado el retiro de Ibrahimovic con buena nota, la regeneración sigue siendo necesaria puesto que cinco de los titulares han sobrepasado la treintena, por lo que piezas como Guidetti, Kiese Thelin, Krafth o Pontus Jansson deberán hacerse acreedores de un puesto fijo durante el camino a la fase final de la Euro 2020 o en el grupo de Nations League frente a rusos y turcos. Además, a Forsberg  deberá exigirsele una mayor influencia en los partidos porque salvo en octavos, no ha sido el líder ofensivo que la estructura sueca necesita para salir de campo propio en velocidad.

Uno de los nombres que más beneficio puede sacar del Mundial junto a Robin Olsen (1990), puede ser Viktor Claesson (1992). El centrocampista del Krasnodar se ha situado en banda diestra realizando ayudas constantes a Lustig, a la par que ejercía como alternativa a la salida de balón. Con tres asistencias ha mostrado su capacidad en área rival, pudiendo jugar tanto por dentro como por fuera por lo que no seria raro verle cambiar de destino próximamente.



Denmark Dinamarca

La decepción por la pobre participación de Eriksen ha sido compensada por el altísimo rendimiento otros jugadores que se han mostrado como pilares esenciales. Tanto Schmeichel como Kjaer han rendido a un nivel magnífico mostrando una solidez que habían mostrado a nivel de clubes pero que apenas se les había visto con el equipo nacional.

La buena segunda parte frente a los croatas confirmó que los daneses tienen mimbres para apostar por una idea que Hareide ha optado por dejar en el tintero durante buena parte de su mandato. Algo menos directo y más elaborado que seguramente fuese consecuencia de la entrada de Schöne ante la ausencia de Kvist en el mediocampo, aunque lo más importante de cara al futuro sea intentar compensare, en la medida de lo posible, la dependencia de la inspiración del binomio Sisto-Eriksen para la creación de oportunidades en área rival.

Los daneses son la selección nórdica que acumula más talento ofensivo y la inclusión definitiva de Andreas Christensen (1996) puede ser la pieza que compense una posible transición a un estilo más atrevido. Tanto de central como de mediocentro posicional ha mostrado un trato de balón suficientemente bueno para ser el pilar en el que apoyarse tras el retiro de Kvist. 




Iceland Islandia

El sueño islandés fue más corto que en la pasada Eurocopa pero pese a su excelente clasificación por delante de Croacia, es justo decir que Hallgrímsson ha echado de menos varias piezas que a diferencia de la cita francesa, no han llegado en su mejor momento. Esto es especialmente aplicable a Gylfi Sigurðsson, que lesionado desde marzo llegó justo a la cita, lo que dejó tocada la transición ofensiva islandesa para un equipo que le costó demasiado alcanzar el área rival. Tampoco ayudó la baja de Sigþórsson, absolutamente vital en el ciclo anterior como receptor de balones largos y que junto a Arnason era el encargado de prolongar los saques de banda de Gunnarsson, que tampoco estuvo físicamente al 100%.

Pero no todo ha sido negativo para el país de menos población en participar en un mundial, la presencia de Hörður Magnússon (1993) ha confirmado que Islandia tiene mimbres para ir gestionando un nuevo equipo sin tener que regresar a las penumbras del fútbol, quizás por eso ha sido prácticamente el único en lograr un traspaso durante su estancia en Rusia. Algo que consiguieron la mayoría de los integrantes hace justamente dos veranos. 




Share:

miércoles, 13 de junio de 2018

Un nuevo capítulo del sueño islandés

Lo que parecía imposible hace apenas 20 años, es una realidad en la actualidad. Islandia es la selección más potente de Escandinavia. La única que iniciará la Nations League en la división A, la única que superó la fase de grupos en la última Eurocopa y la única que sacó el billete para Rusia directamente, sin necesidad de pasar una repesca que cuatro años atrás le dejó sin estar en Brasil 2014, pero que sirvió como acicate para una generación que está marcando historia en el deporte nacional islandés. Fue allá por 2011 cuando ocho integrantes de la selección actual, dieron la primera señal de que conformaban un grupo interesante tras clasificarse para el Europeo sub'21.


La gesta tuvo continuidad en 2014, aunque sin recompensa, siendo en 2016 cuando se clasificaron por primera vez para una fase final de un torneo convirtiéndose en la sorpresa para alcanzar los cuartos de final tras quedar por delante en el grupo de los campeones -Portugal- y eliminar a Inglaterra en octavos. Es cierto que la vida deportiva de los principales protagonistas de la historia está entrando en la treintena pero el mismo guión que les ha hecho triunfar, les ha dado la recompensa que les faltaba sin apenas variar su idea de concebir el fútbol.

Porque la marcha de Lägerback dejó a Hallgrímsson con plena potestad en una selección que sigue basando su estilo de juego en la solidaridad del conjunto y el aprovechamiento del balón parado como forma de vida, pero el paso del tiempo y futbolistas ha añadido matices que han conseguido que hasta la fecha no decaiga el rendimiento.

Quizás haya dos cambios importantes respecto a la Islandia instalada en la mente del planeta fútbol tras la Eurocopa. El principal es el que han provocado las lesiones de Kolbeinn Sigthorsson, que apenas le han permitido disputar 200 minutos en los últimos dos años, lo que significará que el jugador que más duelos aéreos se llevó en la fase de grupos de la última Eurocopa no estará, pero eso es algo que Hallgrímsson ha sabido corregir con el crecimiento futbolístico de Bödvarsson. El delantero del Reading está lleno de sacrificio y se puede decir que ha evolucionando tanto sin balón como con él hasta lograr ser un punta más completo que su antecesor -al tener incidencia tanto dentro como sobre todo fuera del área- pero seguramente no tan importante. Mientras que otra lesión, en este caso la de Gylfi Sigurdsson durante los últimos tres meses, provocará que con total seguridad Hallfredsson entre junto a Gunnarsson en el mediocampo, acercando al mediapunta del Everton al área rival y descargándole de una cierta capacidad de trabajo.

El resto del proyecto islandés no es muy diferente de lo presentado dos años atrás en los estadios franceses. Los potentes saques de banda de Gunnarsson, peinados por uno de los dos centrales, serán la principal arma ofensiva de un equipo que esperará replegado a que sus rivales se desordenen para salir en velocidad por banda con Johan Berg Gudmundsson que se ha hecho acreedor de un mayor rango en el escalafón del equipo, mientras que las llegadas al área y golpeo de Gylfi Sigurdsson marcaran el potencial del equipo.

Pero no es oro todo lo que reluce y así como en el lateral zurdo, Magnusson ha sabido hacerse renovar al veterano Skulason. En otras partes de la retaguardia, lucen piezas que a priori parecen demasiado débiles -varias han vuelto a una liga amateur como la islandesa- para un equipo que tiene como punto fuerte una defensa difícil de superar. Pero quizás la mejor noticia puede ser Albert Gudmundsson, un joven mediapunta que acaba de debutar con PSV pero que en las categorías inferiores ha demostrado ser un digno sucesor para sus compañeros de convocatoria.

En Rusia, se encontraran con uno de los grupos más complicados. Empezando por Argentina y continuando por el que ha sido su rival por antonomasia en los últimos años, una Croacia a la que mandaron a la repesca pero que parece superior a ellos. Teniendo que cerrar frente a los subcampeones de África, Nigeria.


Los 23 de Islandia:


1 Hannes Halldórsson 84 Randers
12 Frederik Schram 95 Roskilde
13 Rúnar Alex Rúnarsson 95 Nordsjælland




2 Birkir Már Sævarsson 84 Valur
3 Samúel Friðjónsson 96 Vålerenga
5 Sverrir Ingi Ingason 93 Rostov
6 Ragnar Sigurðsson 86 Rostov
14 Kári Árnason 82 Víkingur
15 Hólmar Örn Eyjólfsson 90 Levski Sofia
18 Hörður Björgvin Magnússon 93 Bristol City
23 Ari Freyr Skúlason 87 Lokeren




7 Jóhann Berg Guðmundsson 90 Burnley
8 Birkir Bjarnason 88 Aston Villa
10 Gylfi Sigurðsson 89 Everton
16 Ólafur Ingi Skúlason 83 Fylkir
17 Aron Gunnarsson 89 Cardiff City
19 Rúrik Gíslason 88 Sandhausen
20 Emil Hallfreðsson 84 Udinese
21 Arnór Ingvi Traustason 93 Malmö




4 Albert Guðmundsson 97 PSV
9 Björn Bergmann Sigurðarson 91 Rostov
11 Alfreð Finnbogason 89 Augsburg
22 Jón Daði Böðvarsson 92 Reading
Share:

lunes, 11 de junio de 2018

El acorazado sueco

La presencia de Ibrahimovic en el equipo sueco consiguió tapar las carencias que poco a poco iba acumulando el fútbol sueco. Mientras los (Henrik) Larsson, Ljunberg, Källström, Mellberg o Isaksson se iban apagando, la presencia del genio de Malmö aseguraba los billetes para Eurocopas y Mundiales pero rara vez conseguía competir dignamente en las fases finales y quizás cansado de decepciones, Zlatan decidió abandonar la selección sueca tras un invisible paso por Francia 2016. Algo que trajo tiempos de regeneración en el fútbol sueco y las piedras en las que cimentarla eran evidentes, la selección sueca sub'21 que en 2015 había conseguido reinar en Europa para sorpresa general.


Así, Janne Andersson -campeón con IFK Norrköping- comenzó un proceso de cambio mientras competían en un grupo con una Holanda en descomposición como principal rival por la segunda plaza. La idea, como la de la sub'21 de Håkan Ericson, era la de conformar un bloque que lograse competir desde la solidaridad y que consciente de sus muchos problemas para hacer circular el balón, basase su punto fuerte en la defensa y el juego físico. Unas armas que fueron endureciendo a un grupo que venció a Francia para rozar el primer puesto y que en la repesca, se aprovechó de una Italia sin pegada. Siendo recompensados con el billete a Rusia los mismos que habían conseguido minimizar el impacto de la retirada del mejor futbolísta sueco del último medio siglo.

Porque la base de esta Suecia la forman el portero y los dos centrales. Sin Zlatan, ha sido Granqvist el que ha cobrado un protagonismo de una magnitud tal como para romper con 10 años de tiranía de Ibra en la Guldbollen (futbolísta sueco del año) y con Lindelöf como socio perfecto por su fuerza y dominio de balón, han enseñado a sufrir a todo un equipo consiguiendo aislar la portería del acoso rival junto a un portero como Robin Olsen que lleva varias temporadas ofreciendo unas prestaciones perfectas suficientes para saltar a una liga mayor.

Pero que el corazón del equipo de Andersson sean los jugadores que juegan más retrasados no significan que sean los únicos que se implican en la fase defensiva. Todos forman parte del caparazón sueco, desde los laterales que miden sus subidas con eficacía pese a tener una zurda excelente con Augustinsson hasta los extremos, incluyendo un mediocampo con enormes carencias con balón que perdió en la repesca a la pieza que mejor estaba funcionando, Jakob Johansson. Es por eso que Claesson, habitual interior o mediapunta le ha ganado la partida en la recta final a Durmaz o Sema en banda diestra, ya que es capaz de sumar trabajo defensivo a la par que facilitar a su equipo avanzar. Porque en el plano ofensivo, el juego directo es la llave principal que tiene el equipo sueco para abrir las cerraduras rivales. Cualquiera de los dos centrales poseen un buen desplazamiento en largo para buscar a Toivonen por alto y que las prolongaciones sean aprovechadas por los desmarques de ruptura de Berg (8 goles en 12 partidos de clasificación) y un Emil Forsberg que seguramente sea el jugador con mayor estatus de la selección, pero al que su temporada en Lepizig le ha rodeado de dudas en realción a la cita mundialista.

Al final, del grupo campeón sub'21 en Praga hace tres años son seis los que se han colado en la convocatoria final. Y todavía falta que Guidetti entre como una pieza importante en el equipo, para lo que deberá cambiar un tanto su modelo de juego por lo que dificilmente tendrá ese protagonismo sin el que no se ha terminado de sentir cómodo desde que aterrizó en el fútbol de primer nivel.

Seguramente en un grupo con alemanes, mexicanos y coreanos sea complicado que Suecia pueda clasificarse para los octavos de final porque al fin y al cabo, todos los rivales parecen tener muchos más argumentos futbolísticos pero seguramente -dando a Alemania como ganador del grupo- los otros dos no sepan sufrir tanto como los suecos. Y si en el camino han conseguido vencer con la fuerza del grupo a Francia, Holanda o Italia, no parece una locura que lo hagan con sus compañeros de viaje mundialista.


Los 23 de Suecia:

1 Robin Olsen 90 Kobenhavn
12 Karl-Johan Johnsson 90 Guingamp
23 Kristoffer Nordfeldt 89 Swansea City
2 Mikael Lustig 86 Celtic
3 Victor Lindelöf 94 Manchester United
4 Andreas Granqvist 85 Krasnodar
5 Martin Olsson 88 Swansea City
6 Ludwig Augustinsson 94 Werder Bremen
14 Filip Helander 93 Bologna
16 Emil Krafth 94 Bologna
18 Pontus Jansson 91 Leeds United
7 Sebastian Larsson 85 Hull City
8 Albin Ekdal 89 Hamburger SV
10 Emil Forsberg 91 RB Leipzig
13 Gustav Svensson 87 Seattle Sounders FC
15 Oscar Hiljemark 92 Genoa
17 Viktor Claesson 92 Krasnodar
19 Marcus Rohdén 91 Crotone
21 Jimmy Durmaz 89 Toulouse
9 Marcus Berg 86 Al Ain
11 John Guidetti 92 Alavés
20 Ola Toivonen 86 Toulouse
22 Isaac Kiese Thelin 92 Waasland-Beveren
Share:

sábado, 9 de junio de 2018

Lo que Eriksen quiera

La derrota en el play-off frente a Suecia para conseguir una de las últimas plazas de la Euro 2016 fue el detonante para que en los dirigentes del fútbol danés sintiesen la necesidad de cambio. Morten Olsen había fallado los dos tiros en un ciclo Mundial-Eurocopa y tras diecises años en el cargo, los argumentos para su continuidad se habían agotado. Eran tiempos de cambio en una selección que veía cómo desde las inferiores danesas había chicos con los que afrontar una regeneración de la que se hacía cargo Åge Hareide, el único entrenador que había conseguido ganar las principales ligas escandinavas con Brøndby, Malmö-Helsingborgs y Rosenborg.


Lo primero entre las tareas que el noruego debía afrontar era la busqueda de un estilo que permitiese a un equipo con evidentes buenos jugadores, competir frente en grupo más igualado al que dos años antes le había mandado a la repesca, con el denominador común de Armenia. El rival que más en evidencia les había dejado. Y para ello se apoyo en la pieza más estable que tenía, Christian Eriksen. El mediapunta del Tottenham había sido acusado, casi hasta la extenuación, de irregular y poco intenso practicamente desde que comenzó a mostrarse al primer nivel con apenas 18 años. Pero desde que Pochettino ha coincidido con él en el norte de Londres, su crecimiento ha sido exponencial hasta terminar por convertirse en lo que su país deseaba cuando albergaron el Europeo U21 de 2013.

Con Eriksen como brazo ejecutor (11 goles en 12 partidos incluyendo un hat-trick en Dublin), Dinamarca ha sido un equipo que ha variado su estilo clásico para adaptarlo a algo más físico, que diese prioridad a transiciones más rapidas potenciando las caracteristicas de sus principales piezas y tratando de camuflar las carencias con balón de otras. Así, el principal argumento ofensivo durante la clasificación -balón parado aparte- ha sido el que ha formado el triángulo Delaney-Eriksen-Sisto, acumulando el peso de los ataques con el desborde del cético mientras que por el otro costado, Yussuf Poulsen cargas dentro del área apoyando a Nicolai Jørgensen, un 9 que desde su aterrizaje en Rotterdam ha conseguido encontrar su sitio dentro del área.

La parte defensiva es la que tendrá el principal cambio en la cita mundialista respecto a la clasificación con la baja de Bjelland. El central zurdo del Brentford había conseguido hacerse un sitio como pareja del capitán Kjaer, pero una lesión en la recta final de temporada le ha permitido a Andreas Christensen hacerse con su sitio en laa retaguardia. Incluyendo al mediocentro William Kvist, que pese a representar un recurso muy aprovechable con sus potentes saques de banda, ha sido fuertemente criticado en el København hasta el punto de perder la titularidad por un mediapunta ofensivo como Rasmus Falk Jensen y que no sorprendería si le pasa lo mismo durante el Mundial con Lasse Schøne. Todos ellos tienen un denominador común, además de poseer un físico potente y es que no habrá ningún zurdo. Ya que ni siquiera el bético Durmisi ha conseguido convencer a Hereide de su necesidad de tener a alguien que posea una salida natural en su banda izquierda.

En el capitulo de bajas, además de Bjelland o Durmisi tampoco estarán otros nombres importantes como Nicklas Bendtner, debido a una lesión sufrida en el último partido con el Rosenborg antes de la convocatoria, o Daniel Wass que mantiene una mala relación con el seleccionador desde su designación en 2016. Aunque por su parte entre los 23 ha entrado savia nueva como Kasper Dolberg, que tras un 2016 espectacular parece haber dado un paso atrás o un Viktor Fischer renacido en su regreso a la liga danesa.

Los daneses, que tenían como proposito principal volver a una gran cita seis años después parecen haber cumplido con la misión que se les encomendó dos años atrás, pero los bombos no les han tratado mal y parecen ser capaces de cazar la segunda plaza antes que peruanos o australianos, dando por hecho que Francia se sitúa en varios escalones más altos. Sobre todo por tener algo que sus competidores no tienen, un jugador Top. Y es que Dinamarca será en Rusia lo que Eriksen quiera.


Los 23 de Dinamarca:


1 Kasper Schmeichel 86 Leicester City
16 Jonas Lössl 89 Huddersfield Town
22 Fredrik Rønnow 92 Eintracht Frankfurt




3 Jannik Vestergaard 92 B.Mönchengladbach
4 Simon Kjær 89 Sevilla
5 Jonas Knudsen 92 Ipswich Town
6 Andreas Christensen 96 Chelsea
13 Zanka Jørgensen 90 Huddersfield Town
14 Henrik Dalsgaard 89 Brentford
17 Jens Stryger Larsen 91 Udinese

2 Michael Krohn-Dehli 83 Deportivo La Coruña
7 William Kvist 85 København
8 Thomas Delaney 91 Borussia Dortmund
10 Christian Eriksen 92 Tottenham Hotspur
15 Viktor Fischer 94 København
18 Lukas Lerager 93 Girondins Bordeaux
19 Lasse Schöne 86 Ajax
23 Pione Sisto 95 Celta

Nicolai Jørgensen 91 Feyenoord
11 Martin Braithwaite 91 Girondins Bordeaux
12 Kasper Dolberg 97 Ajax
20 Yussuf Poulsen 94 RB Leipzig
21 Andreas Cornelius 93 Atalanta
Share:

domingo, 22 de abril de 2018

El año de Svanberg

Para triunfar en la élite futbolística, además de tener talento hay que tener suerte. Es complicado subir las escaleras del trampolín pero no lo es menos realizar un salto digno y sobre todo caer bien en el agua, sin remojar a todo el público. Por ahora la carrera de Mattias Svanberg (1999) va por buen camino, ha conseguido alcanzar el futbol profesional y llamar la atención a un buen puñado de scouts de Allsvenskan mientras iba metiendo la cabeza durante los dos últimos campeonatos del Malmö.


Svanberg es natural de la provincia de Escania, la más meridional de Suecia, en la que ha jugado desde pequeño. Firmó por los “di blåe” con 14 años y apenas dos años después consiguió debutar en un gigante en pleno apogeo, algo nada fácil y seguramente por eso lo tuvo que hacer en una posición en la que pese a mostrarse cómodo no parece la ideal para sus caracteristicas. Tanto Allan Kuhn como el año pasado Magnus Pehrsson, han contado con él como un jugador de banda donde le daba respiro a otra “rara avis”, Erdal Rakip.

Porque el joven Mattias tiene las caracteristicas de un buen mediocentro, técnica con el balón para moverlo adecuadamente tanto en largo como en corto pero también una arrancada que le permitía superar a los rivales con lo que no se encontraba incomodo más cerca de la banda, dejando los deberes de abrir el campo al lateral de su costado. Pero el mercado inviernal ha supuesto un cambio para él, las ventas de Rakip y Christiansen al extranjero han dejado un hueco en la medular del Malmö que parece representar la oportunidad ideal para que se asiente en la élite del fútbol sueco.

Su comienzo como mediocentro titular no está siendo todo lo brillante que se esperaría, pero el equipo tampoco está ayudando. La falta de Bachirou está dejando en evidencia una escasa intensidad defensiva y todavía no ha mostrado el recorrido que tenía AC. Pero no obstante es evidente el paso adelante que Svanberg está dando en la jerarquía del equipo siendo el encargado de la mayor parte del balón parado, lo que unido a una proliferación de sus disparos desde la frontal están confirmando la característica donde más destaca, su golpeo con la pierna derecha.

Fijo en la sub'21 sueca -siendo de una generación mucho más joven- donde también ha pasado de la banda al centro, se ha presentado como uno de los proyectos más solidos del fútbol nórdico en la sala de máquinas. Todavía falta ver como Mattias entra en el agua, pero la ascensión, el salto y los tirabuzones parecen estar bien ejecutados, por lo que todo apunta que tiene el triunfo en su mano.
Share:

lunes, 26 de febrero de 2018

La vía nórdica de La Liga

Tradicionalmente el fútbol nórdico ha estado influido por dos concepciones de entender el fútbol. La más fuerte ha sido la del fútbol inglés que colonizó Suecia y Noruega con su famoso “kick and rush” que potenciaba las cualidades de los robustos jugadores nórdicos, a la par que minimizaba sus carencias técnicas y tácticas. En el otro lado, los daneses siempre han tirado por la vía neerlandesa. Un fútbol más parecido al que se practicaba en España y aunque la diferencia cultural entre ambos países siempre dificultó el trasvase de jugadores entre ambos países, es innegable que es una cuna de talento futbolístico.
De esto se dieron cuenta hace unos pocos años en Vigo, con la presencia de Miguel Torrecilla en su dirección deportiva. Lo que abrió una vía que mantuvo Felipe Miñambres cuando el director deportivo salmantino se fue a Heliópolis. Desde entonces han desembarcado un buen puñado de jugadores con un porcentaje de éxito bastante alto, que ha confirmado que el mercado nórdico es un nicho al que merece la pena acudir sin que ello te exija un potencial económico importante.

La veda en el equipo gallego se abrió en 2012 con Krohn-Dehli, que llegó siendo como extremo a club vigués y salió tres temporadas más tarde -con destino Sevilla- como uno de los mejores interiores de La Liga. Y aunque posteriormente las lesiones le han lastrado, cuesta entenderlo como un mal fichaje tras mostrar una técnica con balón a la altura de las exigencias.

La siguiente aventura nórdica del Celta llegó tras la victoria de Suecia en el Europeo U21 de 2015 “pescando” libre aunque con su correspondiente ficha que lo compensaba, a uno de los mejores jugadores del torneo. El sueco John Guidetti nunca se ha sentido importante en Vigo, pero siempre ha dejado muestras de un potencial más que suficiente. Junto a él llegó Daniel Wass estaba siendo un jugador de gran polivalencia en el Evian francés, algo que traslado a Vigo para recoger el testigo de su compañero de selección Krohn-Dehli.

La marcha de Torrecilla de la secretaría técnica del Celta no significó que en Vigo se olvidasen del mercado danés y firmaron al mejor jugador del campeonato. Un Pione Sisto que una vez estabilizó su juego, se ha convertido en uno de los máximos asistentes del campeonato. Un proceso de adaptación que está realizando Andrew Hjulsager (actualmente cedido en Granada) pero que pese a todo ha enseñado alguna virtud como en la última jornada de la pasada temporada con un soberbio gol desde fuera del área.  Mientras que en su aventura bética, Torrecilla volvió a mirar a Brondby para reforzar un lateral zurdo del que Riza Durmisi se ha adueñado demostrando ser capaz de contrarrestar el salto de calidad entre ambas ligas.

Por su parte, el pasado verano Miñambres prosiguió con su scouting de la Superliga danesa para pescar a dos de las piezas que más habían sobresalido en el bisoño Nordsjaelland. Emre Mor, que había pasado casi un año en blanco en Dortmund tras ser la sensación danesa en 2016, se unió a última hora a un Stanislav Lobotka que se dio a conocer al público general en el último Europeo U21, pero que simplemente prosiguió con la excelente forma de sacar el balón que había mostrado en Farum.

Así, se completa un historial con muchos más aciertos que fallos y que a un precio de lo más asequible podrá tener continuidad con nombres como Saman Ghoddos, Ken Seman, Mathias Jensen o Christian Nørgaard parecen representar un segmento del mercado digno de seguimiento para las principales ligas europeas
Share:

lunes, 12 de febrero de 2018

Marea baja en Copenhague


El último trienio en la capital danesa ha sido el más prolífico en cuanto a títulos de la corta historia del København. Dos ligas y tres copas devolvieron el  lustro que precisamente se fue con la marcha de Solbakken a Colonia y se ha recuperado cuando el noruego ha vuelto al banquillo del Parken. Pero como en todo proceso medianamente exitoso en el fútbol, para que perdure en el tiempo, es necesaria una renovación que se puede declarar claramente como fallida en este caso.


Jugadores como Nicolai Jørgensen, Augustinsson, Delaney, Zanka o Cornelius no han tenido unos predecesores que estén rindiendo a un nivel similar, lo que va a desembocar en un año sin títulos bajo la amenaza de quedarse fuera de Europa en el próximo curso si no consiguen revertir la situación actual, para lo cual se han reforzado con nombres importantes durante el parón invernal.

Así es el FC København 17-18:

Ståle Solbakken no ha modificado el 1-4-4-2 que ha estado utilizando desde que llegó a los leones, con dos delanteros corpulentos que se beneficien de los centros desde los costados que tienen como objetivo principal unos laterales que aprovechan la tendencia interior de los extremos.  Frente a un rival al que -por su superioridad- otorgaran la posesión, algo que no ha ocurrido hasta la fecha, se espera que los daneses formen con un bloque bajo que se emplee en los alrededores de Robin Olsen, el portero sueco que consiguió secar a Italia en el playoff mundialista bajo un planteamiento similar.

Olsen es un portero de envergadura que domina el juego por alto y con buenos reflejos es una de las mejores piezas que le quedan a FCK, pero a estas alturas del campeonato empieza a contagiarse ocasionalmente de los errores de una defensa tremendamente inestable y con una característica que trataran de ocultar frente al Atletico, su lentitud por dentro. Algo para lo que Boilesen ha centrado su posición.

Por otra parte, el mercado invernal le ha quitado al que venía siendo su mejor jugador, Verbic que se ha ido al Dynamo Kiev, pero a cambio, ha fichado a dos extremos que le han dado un aire distinto durante los amistosos de preparación y en la dolorosa eliminación copera frente al eterno rival, el Brøndby. Viktor Fischer es lo más parecido al esloveno que ha llegado, un delantero que terminará partiendo desde banda izquierda con velocidad y al que las lesiones no le han permitido explotar desde su aparición con el Ajax. Mientras que Robert Skov -su semejante por la derecha- es más lento pero con una visión y sobre todo un golpeo importante que le otorga un plus a balón parado que se había perdido con la marcha de Augustinsson.

En fase ofensiva, el mayor problema que tienen es la falta de un jugador con capacidad para sacar el balón desde atrás. Con la perdida de salida por banda, el greco-portugués Zeca* se ha convertido en la única opción para que los daneses salgan con la pelota, pero es un apoyo demasiado débil, rara vez consigue avanzar con balón y sus toques acostumbran a ser de espaldas lo que termina  desembocando en un juego largo cada vez menos exitoso que aísla al ataque de la defensa con demasiada frecuencia.  Aunque no sería extraño que se reforzase el mediocampo con alguien más corpulento como Matic o Gregus.

Con todo esto se antoja complicado que el København consiga sorprender a un equipo tan poderoso como el colchonero. Solo le queda conseguir defender mejor en un contexto más favorable para ellos del que suelen encontrarse y que, preferentemente a balón parado con la altura de Lüftner y los delanteros, consiga batir la portería rival.


* Carlos Zeca está sancionado para el partido de ida.
Share:

sábado, 13 de enero de 2018

Nordic Export (II)

En el norte de Europa, los contratos acostumbran a firmarse durante años naturales por aquello de que las temporadas van de marzo a noviembre, más o menos. Así, con la excepción danesa, acostumbra a ser más sencillo ver como en cada invierno los jóvenes talentos que han llamado la atención durante el año, dan el salto hacía el resto de Europa cuando las nieves llegan a los campos y el fútbol aparca hasta la próxima temporada. Este año no ha sido diferente volviendo a tener la Jupiler Pro League belga como principal destino. Y es que el fútbol belga parece la pista de lanzamiento ideal por nivel y competitividad para una gran liga como está a punto de sucederle a Sander Berge que justamente hace un año voló a Genk y ya está en las agendas de varios equipos europeos de primera línea.


Krepin Diatta (Sarpsborg 08 > Club Brugge) & Sigurd Rosted (Sarpsborg 08 > KAA Gent) 

El buen trabajo de Thomas Berntsen como director deportivo en Sarpsborg, ha hecho que el equipo de Østfold haya pasado de ser un recién ascendido en 2013 a conseguir una medalla de bronce y jugar dos finales coperas cuatro años después, ambas con triste final. Siendo uno de los pocos equipos noruegos que llevan a cabo un laborioso scouting, consiguieron pescar a dos jóvenes jugadores que acaban de dar el salto a la liga belga.

Krepin Diatta (1999) ha sido la aparición de la temporada en el fútbol nórdico. Hacía dos años que hizo una prueba con el Molde sin éxito, pero la llegada hace doce meses desde la Oslo Football Academy de Dakar ha supuesto un cambio en la vida de este joven atacante todavía con físico por desarrollar. Comenzó a llamar la atención con Senegal U20 en la Copa África y el Mundial de la categoría, lo que no le dejó asentarse en el once del equipo noruego hasta verano. 

Con la pérdida de Trondsen, Sarpsborg rebajó en verano la cuota de posesión que ha terminó compensando con la velocidad de Diatta a la contra, eso le ha convertido en un jugador prácticamente imparable para los pesados defensores de Eliteserien que le han sufrido sobre todo cuando se acostaba a banda izquierda (jugando a pie cambiado), aunque se le ha podido ver en todas las posiciones del ataque. Y a pesar de jugar a una velocidad tan alta, no ha mostrado una elevada carencia en la toma de decisiones, lo que le ha permitido intervenir en 16 goles (8 goles y 8 asistencias) en los 27 partidos que ha jugado, aunque todavía deberá mejorar muchas facetas para convertirse en una referencia del fútbol africano. Tiempo tiene.

Por otro lado, la historia de Rosted (1994) es distinta a la de su ya ex-compañero. Natal de un barrio al norte de la capital, el central llegó a Sarpsborg hace tres años aunque su primer año fuese de aterrizaje en la élite del fútbol noruego. Alto, contundente y con un buen juego aéreo es el futuro central de la selección -con la que ha debutado- y el salto a un nivel superior le servirá para adquirir mayor habilidad con balón.


Anders Christiansen (Malmö > KAA Gent) & Erdal Rakip ( Malmö > Benfica)

A Malmö no le ha hecho falta alcanzar un nivel futbolístico demasiado elevado para conseguir el campeonato sueco, con el armazón de anteriores años ha sido suficiente aunque varias piezas han experimentado un crecimiento que les ha impulsado a ligas mayores. Anders Christiansen (1990) ha sido elegido el mejor jugador de Allsvenskan 2017, siendo el engranaje principal del equipo. Como mediocentro tenía un papel esencial tanto en fase ofensiva como defensiva. Junto a Lewicki, tenía libertad para soltarse de la línea de medios para asomar al área donde mostró su capacidad de llegada desde su primer día. Diestro, su buen golpeo le hizo encargado de sacar la mayor parte del balón parado del equipo. Tras su fallida experiencia en Verona, debería asentarse como un jugador importante con posibilidades de estar en el Mundial de Rusia con la selección danesa.


Y si AC incrementó sus prestaciones respecto a su primer año con los di blåe, Erdal Rakip (1996) es el jugador que más ha crecido. Al no tener sitio en la sala de máquinas de Malmö, salvo lesiones, el mediocentro tuvo que adecuarse a partir desde banda derecha para dejarle a Tinnerholm todo el carril mientras que buscaba recepcionar por dentro. En 2017, ha mejorado su acierto de cara a portería siendo un proyecto ilusionante y a coste cero para un Benfica que lo está buscando cederlo para que siga curtiéndose. Por que si en este último año ha incrementado sus habilidades ofensivas, las defensivas siempre han sido más llamativas siendo un jugador que aporta una cuota importante de trabajo sin balón. Un jugador que con solo 21 años, apunta alto.


Björn Sigurðarson (Molde > Rostov)

Hace varios años que comenzó a destacar en Lillestrøm un joven islandés con unas habilidades ofensivas y técnica que sobresalían para su altura, casi 1.90 mts. Este joven viajó a Wolverhampton, pero su falta de gol e intensidad para el fútbol inglés, le hizo deambular hasta encontrarse con Solskjaer en el Molde. En el Aker Stadium ha explotado de la mano del 5-4-1, que le ha permitido mejorar sus registros goleadores (16 goles) de manera brutal. Lo que seguro ha influido para que el Rostov, donde Karpin utiliza el mismo sistema, pagase una importante cantidad de dinero por él. Intercambiándose con Brustad entre la punta y banda derecha, es capaz recibir tanto por alto como al espacio. Ahora le falta demostrar que ha aprendido de su experiencia anterior en el extranjero.

Share:

lunes, 25 de diciembre de 2017

Cuatro nombres del Skandinaviska Mästerskapen


Anualmente se reúnen los mejores equipos de Escandinavia -siendo puntillosos de Suecia, Dinamarca y Noruega- en categoría sub'19 para disputar el Skandinaviska Mästerskapen. Dos fines de semana donde el talento nórdico se muestra en parte, debido a la precocidad que reina en los clubes a la hora de confiar en los más jóvenes y que el pasado fin de semana proclamó a Esbjerg como nuevo campeón tras superar al de 2016 –Midtjylland- en la tanda de penaltis. En esas cuatro jornadas de competición estos son los nombres que más han llamado la atención en el Prioritet Serneke Arena de Göteborg.


 

Martin Egelund (99| Esbjerg)

Esbjerg fue el equipo más sólido -con Schultz (98) en la retaguardia- de principio a fin del campeonato dirigido por los hermanos Egelund desde la mediapunta. Sus entradas o salidas al campo repercutían directamente en la capacidad ofensiva de EfB. El hermano mayor, Martin (99) resultó fundamental para abrir el partidos ante Elfsborg y Stabaek que encaminaron el liderato de grupo demostrando una habilidad especial para el último pase, lo que unido a una destacable técnica de conducción del balón dejó destellos similares a Ødegaard en su debut con el Stromsgodset.

Martin todavía no ha debutado con ninguna selección danesa, algo de lo que sí ha podido disfrutar su hermano Patrick (2000) al que con unas habilidades similares, se le ha visto más cómodo en la finalización. Algo que también ha mostrado en la Youth League con dos goles frente a KäPa, campeón finlandés.  


Nicolai Madsen (00| Midtjylland)

Los equipos daneses fueron los dominantes del torneo, mostrando en su conjunto mas talento que los equipos de los otros paises. La movilidad e imaginación de EfB solo tuvo como rival a unos lobos que iban sobradamente servidos en el aspecto ofensivo. Con un 3-4-3 como el del primer equipo, destaco un director de juego con un físico imponente que acompañaba una tecnica diferencial. 

Desde el primer toque, un despeinado Madsen (00) surtió de balones al tridente ofensivo a la par que dominaba la fase defensiva. Internacional sub'19 con Dinamarca 


Emil Bohinen (99| Stabaek)

Stabaek, que acabó en quinta posición siendo uno de los equipos más vistosos del torneo. Con dos mediocentros (Börkeeit-Thorsved) altos, fuertes y con llegada consiguió empujar a los rivales en numerosas fases de los partidos hacía su campo hasta casi arrinconarlos aunque les faltó acierto en el remate. Ese planteamiento contó con una pieza con la que penetrar en las defensa rivales. Emil Bohinen (99), hijo del nuevo entrenador de Aalesunds, Lars. 

Desde el extremo izquierdo y con la pelota pegada al pie derecho en todo momento, lució una habilidad especial para superar rivales aunque pecase de individualista en numerosas ocasiones. Estas cualidades le han llevado a debutar con el primer equipo azul, además de ser parte de la última selección noruega en categoría sub'19.


Jack Lahne (01| Brommapojkarna)

Uno de los chicos más jóvenes del torneo fue también uno de los más llamativos del representante de la mejor academia sueca, la del Brommapojkarna. Lahne (01), extremo diestro de velocidad endiablada y de conducción cercana al pie, mostró el por qué ha llegado a debutar con el primer equipo. Desbordando desde cualquiera de las dos bandas y ayudando defensivamente al lateral colaboró a que BP terminase en cuarta posición. Internacional con Suecia U17 ha sido habitual en el equipo U21 de BP, participando en más de un gol por partido.

Share: